Nutrición

Nutrición

A pesar del hecho de que hoy en día la comida es abundante, variada y bastante deliciosa, la cocina y otras prácticas de procesamiento de alimentos han desnaturalizado la mayoría de los alimentos que comemos. Las moléculas de los alimentos deben ingerirse en su estado vivo, esto significa que tenemos que comer nuestros alimentos crudos, por lo que hoy escuchamos acerca de personas que están cambiando a dietas donde solo comen alimentos crudos, que solo incluyen vegetales, porque lamentablemente comer carnes crudas, podría terminar dando lugar a infecciones y enfermedades.

La formación de tejidos, órganos y sus interacciones celulares adecuadas requieren del intercambio entre moléculas, y para que esto suceda, los átomos que forman esas moléculas provienen de cargas desequilibradas. Por lo tanto, un átomo se une a otro dependiendo de qué electrones necesita para equilibrarse, y al hacer esto, forma moléculas. Pero cuando se trata de alimentos, en el momento en que exponemos los alimentos al calor, estamos equilibrando esas moléculas, impidiendo más interacciones atómicas, por lo que la pregunta que debemos hacernos es por qué si necesitamos moléculas vivas, ¿tenemos que cocinar nuestras comidas?  ¿No somos los únicos mamíferos en todo el reino animal que necesitan cocinar y preparar sus comidas antes de comerlas? ¡Y la respuesta es obviamente sí! Somos el único mamífero que cocina, principalmente porque tenemos un intestino muy pequeño, solo 20 cm de todo nuestro intestino fueron destinados para llevar a cabo el 90% de la asimilación de nutrientes. Y esto ha estado sucediendo desde hace aproximadamente 6 millones de años, cuando nos convertimos en un homo sapiens sapiens, y nuestra supervivencia en este planeta dependía del rendimiento sobresaliente de nuestro cerebro en lugar de nuestro músculo. La mayor parte de la energía que se encuentra en los alimentos que comemos está destinada en su mayoría a alimentar nuestro cerebro. Cuando somos muy jóvenes, aproximadamente el 65% de toda nuestra comida está destinada a la maduración cerebral, formación de neuronas y conexiones, cuando envejecemos, aproximadamente el 40% de toda nuestra comida todavía está destinada a alimentar nuestro cerebro. En todos los demás mamíferos esto es todo lo contrario; Su sistema digestivo absorbe la mayor parte de la energía de sus alimentos. Y todo su tracto digestivo también puede asimilar nutrientes.

 

En estas circunstancias interesantes, cocinar no representa un problema importante para nuestras necesidades nutricionales hasta que nuestro intestino envejezca, y esto generalmente ocurre alrededor de los 30 años. Es por eso que cuando somos jóvenes podemos comer cualquier cosa que queramos en cualquier forma que deseemos, y no padecemos de ningún problema de salud. Pero cuando estamos envejeciendo, los mismos alimentos no satisfacen nuestras necesidades nutricionales y comenzamos a experimentar un declive en nuestra salud.

 

Una buena dieta equilibrada, compuesta de todas las carnes, frutas, verduras y cereales como vimos anteriormente, no es suficiente, y es la causa de muchos de los problemas de salud experimentados por la mayoría de los adultos jóvenes, que incluyen sobrepeso, diabetes e hipertensión, por mencionar los más comunes. Esto es algo que a menudo observo en mis pacientes, que vienen a verme generalmente después de probar dietas, ejercicio y medicamentos que solo alivian algunos de sus síntomas pero no los ayudan a recuperar su calidad de vida.

 

Recuperar la salud a veces puede ser tan fácil como cambiar algunos estilos de vida poco saludables, reducir el estrés oxidativo o muerte celular, y complementar sus dietas con alimentos nutritivos, lo que en mi práctica se logra mediante el consumo de alimentos elaborados con cereales orgánicos. Estos alimentos están hechos de una mezcla de granos de alta calidad, cultivados bajo agricultura orgánica, sin el uso de organismos genéticamente modificados (GMO) y lo más importante, los nutrientes en estos alimentos son complementarios, no hay competencia. Cuando los cambios en el estilo de vida y estos alimentos se agregan a la dieta de mis pacientes, junto con una comida bien balanceada basada en carnes, verduras y frutas, es cuando mis pacientes observan cambios en su peso y en su salud, lo que en la mayoría de los casos permite la reducción o eliminación de algunos o todos los medicamentos que el paciente este tomando, por supuesto, todo esto se lleva a cabo a través de la atención médica y el seguimiento médico adecuado. Estos alimentos complementarios se conocen con los nombres de Alen® y Eveliza®, y aunque la mayoría de las personas pueden consumir Alen® como un complemento a sus comidas y sin requerir de una visita médica, he visto los resultados más beneficiosos en pacientes con trastornos crónicos, cuando se aplica la atención médica y se emplea el alimento de grado médico, Eveliza®.

 

HACER CITA

Sin Comentarios

Publica Un Comentario

0
    0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop